Blogia
Plantas de mi vida

Cultivo de la Aurinia Sinuata

La Aurinia, conocida con el nombre latino de Aurinia sinuata o Alyssum saxatile, es un arbusto crucífero mediano de la familia de las Brassicaceae que suele crecer como máximo hasta los 50 cm. Su mayor cualidad es la generosidad en la floración. Es ideal para pequeñas jardineras, ya que suelen crecer numerosamente y en corimbos muy apretados, dando un aspecto de cestillo. Es por ese motivo por el que se le conoce comúnmente como Canastillo, Cestillo de Oro o Alisón.

Leñosa en la base, la Aurinia posee tallos de vellos estrellados muy vivaces que le permiten adaptarse y crecer tanto en macetas y taludes como en lugares menos frecuentes: jardineras colgantes y rocallas de estilo japonés. La única premisa que nos exige esta planta es el sol; cuanta más exposición le concedamos, más fuerte será su crecimiento, atendiéndola especialmente en zonas muy frías. Si no se usan protecciones cuando llegue el invierno, corremos el riesgo de que el clima termine con la vida de nuestra planta.

En cuanto a las hojas, te sorprenderá su textura aterciopelada y el color grisáceo, y no verde. Podemos encontrar una amplia gama de ellas, desde las estrechamente obovadas u oblanceoladas a las sinuado-dentadas, aunque las más frecuentes son las lanceoladas-lineares, muy numerosas y de tacto carnoso. Al encontrarse esparcidas en gran número por toda la mata, es necesario recortarlas tras la floración. Sin duda lo agradeceréis ambos, pues ella crecerá con más fuerza y tú podrás darle la forma que prefieras.

La Aurinia tiene dos épocas de floración. Aunque su primera etapa de crecimiento comienza en abril, puede hacerlo también un poco más tarde; en los meses de junio y julio suele experimentar una segunda floración, si bien ésta será menos acentuada que la primera. Te maravillará ver la cascada de flores que es capaz de ofrecer, todas amarillas, con sus pequeños pétalos escotados y apretados de 5 a 8 mm.

Aunque es una planta resistente a la sequía, en casa la regaremos frecuentemente pero nunca encharcando. En cuanto al suelo, no hay que prestarle muchas atenciones. El Alisón se adapta con facilidad tanto a terrenos cultivados como pedregosos o rocosos, aunque la verás crecer mejor en lugares yesosos, calcáreos y cerros calizos en los que haya también arena.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres