Blogia
Plantas de mi vida

Bonsáis: El manzano - Reproducción y curiosidades

Cómo se reproduce
El fruto (manzana) se recoge cuando haya madurado totalmente, en otoño, se abre y se extraen las semillas. Si las manzanas son muy pequeñas, hay que machacarlas y dejar la pulpa con las semillas en agua templada 3 ó 4 días hasta que éstas se separen en el fondo del envase que hayamos utilizado. Una vez separadas, se secan y se siembran entre finales del otoño y finales del invierno.

Otra alternativa es guardar las semillas estratificadas en la nevera, durante 6 u 8 semanas, hasta el momento de la siembra a mediados del invierno. La estratificación debe hacerse sumergiendo las semillas dos días en agua, excepto si ya estuvieron en agua para separarlas de la pulpa.

Hay que tener en cuenta que muchos de los manzanos ornamentales son estériles y hay que utilizar la técnica del injerto para propagarlos. Se pueden propagar mediante semilla: Malus florentina; Malus skkimensis; Malus toringoides; Manzano chino de Hupeh (Malus hupehensis); Manzano silvestre de Siberia (Malus baccata (L.) Borkh.).

Si es por injerto, debe realizarse a finales del invierno y el más adecuado es el denominado de escudete, haciendo el injerto lo más cerca posible del pie. También puede utilizarse el injerto inglés.

Algunas curiosidades
El nombre del género Malus proviene de latín malus (manzana), que, a su vez, procede del griego mêlon (manzana). Aunque en un principio Linneo incluyó por error a los manzanos en el género Pyrus (peral) y llamó al Malus pumilla como Pyrus Malus, los perales y los manzanos no pueden ser injertados, prueba irrefutable de que no son del mismo género a pesar de que las diferencias son mínimas.

Las diferentes especies del género Malus se han cultivado durante siglos por sus flores y frutos. Los botánicos y arqueólogos creen que las primeras especies cultivadas por el hombre aparecieron hace 15.000 ó 20.000 años, pero no se consiguieron frutos del tamaño actual hasta el siglo XVIII, debido a la mejora de las técnicas cruce entre diferentes especies.

Tal vez, como un árbol que nos acompaña desde hace miles de años y se pierde en el origen de nuestra historia, sea el candidato a una de las primeras fuentes de alcohol que descubrieron nuestros antepasados de forma natural, de hecho de las manzanas fermentadas se obtiene la sidra, y por eso, tal vez, el manzano sea el origen del "fruto prohibido" del Paraíso. Incluso es curioso observar que la palabra malo y manzano tiene la misma raíz latina, malus.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres