Blogia
Plantas de mi vida

Tratamiento del suelo en el huerto

¿Tenéis una parcela de tierra desaprovechada en casa y no sabéis qué hacer con ella? Os proponemos una solución que no podréis rechazar, convertirla en un huerto. Os vamos a ayudar a hacerlo y así, a la vez que disfrutáis, degustaréis unas extraordinarias hortalizas que nada más ser recolectadas irán a parar a vuestras mesas. Para comenzar a sembrar, lo primero que tenemos que hacer es tratar el suelo: comenzaremos por roturarlo. Es un proceso imprescindible para poder cultivar, ya que cuando los terrenos están desatendidos se llenan de hierbas. Esto ocurre, sobre todo, en zonas de temperaturas cálidas.

Acaba con las molestas hierbas
La labor de adecuar nuestros suelos requiere constancia, ya que, a pesar de resultar fácil, es preciso dedicarle tiempo y esfuerzo. La azada, hoz o guadaña son los instrumentos que necesitamos, pero teniendo cuidado con las plantas de tallos grandes y firmes que los pueden estropear. Una vez arrancadas conviene quemar los restos y esparcir las cenizas, para aportar potasio al terreno.

Para sembrar los vegetales correctamente es recomendable sentar ciertas bases. No es suficiente plantar las semillas y que broten. Por ejemplo, no podemos tratar lechugas en suelos sin roturar porque las malas hierbas las oprimirán y no se desarrollarán.

Más cosas sobre los huertos en Plantas y hogar

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres