Blogia
Plantas de mi vida

Crear un semillero

La multiplicación por semillas es una de las labores de jardinería más sencillas que hay, además de gratificante, ya que te servirá para obtener nuevas plantas. Utilizar la simiente de los vegetales y desarrollarla a través de semilleros es uno de los métodos de reproducción más fáciles que existen, aunque con algunas especies suponga mucho tiempo de espera.

Las plantas más fáciles de sembrar y que más rápidos resultados te darán son variedades como alegrías, petunias, claveles chinos o prímulas.

Además, se trata de un método de cultivo muy económico, ya que puedes obtener las semillas de flores recogidas en días secos de julio a octubre. Debes guardarlas limpias en un sobre de papel, en un lugar frío, seco y aireado.

Qué materiales necesitas
- Una maceta o un semillero. En el caso de que no cuentes con ninguna de las dos opciones, puedes recurrir a otros elementos caseros como, por ejemplo, un cartón de huevos.

- Tapa de cristal o de plástico.

- Pala y rastrillo.

- Tierra para semillas. Puedes adquirirla en centros de jardinería y bricolaje. Generalmente, las mezclas ya preparadas que se venden están formadas a partes iguales por turba enriquecida y algún material que proporciona porosidad.

- Semillas. Si no las recogiste en su tiempo, cómpralas en una floristería.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres